Montag, Januar 11

un granito de humildad en este mundo soberbio...

camino vereda

camioneta aparcar


Han pasado ya dos semanas desde mi ultimo post, y no es que me haya olvidado de ustedes,  más bien es que me he estado preparando para brindarles una lectura más amena, algo más redondo y aún estoy trabajando en ello así que no se desanimen y sigan recomendando, opinando a favor o en contra  y leyendo que eso me alimenta y me da ganas de seguir por aquí...

Resulta que hoy el destino me puso a prueba, a prueba de soberbia, de ver si soy una persona que respeta los pensamientos de los semejantes y estoy agradecida por ello.

Al llegar a una óptica famosa en Hannover, al aparcar, me llevé la sorpresa de que la persona del coche de al lado iba de salida, yo sin hacerme líos, seguí mi camino y decidí estacionar mi coche en el espacio vacío de al lado, no le vi nada de malo... este señor se altera y comienza a tocar el claxón, yo no lo entiendo... y es entonces que se pone de frente a mi coche, se baja y me ordena, no me pregunta o mucho menos, me ordena a bajar la ventana continuando... "la próxima ves que yo esté por salir, te esperas, así será más fácil para ambos, debes de abrir los ojos" se da la media vuelta y se va... yo me quedé perpleja, sorprendida, no supe por supuesto que decir y mi mente me exigía respeto a esa persona mayor, mis emociones me reclamaban que le dijera a este tipo que quien se creía para venir a dar consejos que no fueron pedidos, etc... en tan solo medio segundo mi mente y mi corazón se llenaron de preguntas, de emociones encontradas y de signos de interrogación... Wtf? ¿Es real lo que acaba de pasar?": pensaba...

Espabilé y pensé rápidamente, yo tengo el poder de recibir este regalo o no, y no lo quiero, yo no quiero enojarme y alterarme por culpa de un desconocido con complejo de Maestro que se cree muy héroe andando por el mundo compartiendo su sabiduría y enseñando a los demás a comportarse... y es entonces que caí en cuenta que la sociedad actual, nosotros, nuestros hijos sobre todo, no conocemos hoy en día la palabra humildad.

Andamos con la bandera en alto llamada soberbia, pensamos que nuestros actos son exclusivos y correctos y agredimos a la demás gente que no comparte nuestro pensar o sentir... si este señor estaba en el espacio vacío de al lado de donde yo iba a aparcar y yo llegaba... ¿Qué no era el,  el que tenia que abrir los ojos y percatarse de que el flujo de tránsito no estaba esperando a que el saliera?, es obvio que en un lugar público la gente tiene que abrir los ojos... ¿Porqué este sujeto esperaba a que fuera yo quien me amoldara a sus necesidades y no viceversa?

Sencillamente porque somos egoístas, porque alimentamos el ego y la soberbia creyendo que nuestros actos son absolutos y correctos, porque no tenemos ganas de que nadie nos invada el plan que ya elaboramos, las cosas tienen que ser como tendrían idoneamente que ser y punto.

¿Te  ha pasado algo así alguna vez? ¿Qué sea tan impredecible la situación que te quedes sin palabras? ¿Estás seguro que ese es el mundo que le quieres dejar a tus hijos? lleno de gente soberbia, egoísta que piensa tener la verdad absoluta de todo...

Hagamos un esfuerzo de sonreír y cabecear la próxima vez que alguien nos quiera impartir una lección no pedida, cuando alguien nos de un consejo no necesitado, en pocas palabras, de seguir la corriente, esto no es dejarnos del otro, sino simplemente aceptar que no podemos andar por ahí con una bandera de yo te cambio y cambio al mundo, sería tan desgastante y tan deprimente, que estaríamos todo el tiempo de mal humor... optemos por el optimismo, en México lo llamamos "vale madrísmo" lo que es equivalente a "Dejarlo ser", si alguien se quiere alterar, es su problema, yo no estoy dispuesta a envolverme en los ajetreos y el estrés de las personas malhumoradas, yo decido no recibir ese regalo y simplemente no lo acepto... ¿Que se cree superior y se quiere alterar?, Perfecto! que lo haga pero yo, me lavo las manos, yo no.

así que la próxima ves que tu hijo tenga un mal día y te culpe por todo, no te pongas a la defensiva, se HUMILDE, accede y trata de comprenderlo, no todo es personal aunque parezca, acuerdáte que tu decides si aceptar el regalo o no.

si te equivocas,  aceptálo de frente, sin titubeos, sólo así tus hijos aprenderán a aceptar sus fallas, acuerdáte que no somos perfectos y no necesitamos serlo para vivir en armonía, lo que hay que hacer es aprender a vivir con convenios y respetándonos  para vivir sanamente en familia.



Kommentare:

  1. Gracias por compartir tu experiencia y tu punto de vista, es un buen proposito para el nuevo año, no dejarnos afectar por ese tipo de actitudes que finalmente nos desagastan y no tiene sentido.
    Un abrazo,
    Diana

    AntwortenLöschen
    Antworten
    1. ¡Qué sorpresa tan más linda encontrarte por aquí Diana! Me alegra mucho que compartas, opines, sugieras temas porque no? que me digas tu punto de vista y que analices un poquito conmigo esto de la materniadad... un abrazo grandisimo!

      Karely.

      Löschen


¡Gracias por compartir tu opinión!